viernes, 23 de diciembre de 2016

“A remar: de Congresos y un recorrido por la valla de Ceuta”.

“Leo en la constancia la oportunidad
Pienso que no hay índice, ni guía, ni patrón
Proclamando la valía con identidad
Fuerzas que se unen en libre comunión
Por la borda irá la decepción
Vasos que al chocar vierten licor


Rema, rema”.

Hace unos meses falleció una de mis mecenas. El día que me llegó la triste noticia, volví a recordar todo el proceso de la campaña que organicé para recaudar dinero. Fue larga y dura, pero la mayor de las veces, emocionante. A veces me parece mentira que hayan transcurrido más de dos años desde que hubiera decidido emprender aquella aventura. Un periodo de tiempo que me ha permitido comprobar cómo la vida avanza para todas las personas que me apoyaron: algunas de ellas se han marchado a vivir a otros países, han cambiado de profesión, han prosperado, han vivido la vida loca y han retornado, han perdido su empleo, han vuelto a estudiar, se han enamorado, han aumentado la familia y se han vuelto a desenamorar…e incluso, las hay que han dejado de estar entre nosotras, como Asunción.
Pero yo sigo igual. Es como si estuviera atrapada en una especie de vacío espacio-tiempo[1], un lugar en el que la vida transcurre de manera diferente al resto y repites la misma dinámica: buceas en Internet, consultas bibliografía, lees, transcribes, escribes, te presentas a Congresos, publicas, te desesperas o pides a los dioses que te ayuden a poner fin pronto a esta larga etapa de tu vida. Bueno, a decir verdad, no solo tengo esa dedicación. También me paso todas las horas del día escuchando música. A mí me anima y me envuelven las notas de una manera tal, que me olvido de mi condición de estudiante precaria y me imagino caminando alegremente por otros mundos, en los que el trabajo de investigadora no escasea y las personas pueden dedicarse a vivir plenamente desarrollando sus profesiones, sin la incertidumbre de lo que les deparará el futuro.

DIAGRAMA DE VENN DEL ESTUDIO

By Juanesxgames on jeudi 7 août 2014 at 20:30

Por suerte, no todo es estudio. A veces logro
salir del “vacío” en el que me hallo, me arranco mi pijama y salgo al mundo real con mi traje de ciudadanita, donde interactúo como ser social que soy (o que era antes de comenzar la tesis). Sin embargo, aún rodeada de gente, secretamente siempre pienso en ella, mi “amante secreta”. De modo que mientras contengo mis ganas de nombrarla repetidamente, voy escuchando atentamente las historias que me cuentan, al tiempo que voy asintiendo con la cabeza, le doy vueltas a un botellín de cerveza o miro una copa de vino barato antes de pegarle un buen sorbo. Y me digo a mí misma: - Buen trabajo Isolda. Has logrado parecer una persona “normal”. No has hablado ni un minuto sobre tu tesis -.
Rivière, T. (2016). Maldita Tesis.
Ed. Random House Mondadori
Recuperado el 20 de diciembre de 2016 del sitio web: https://goo.gl/9ekdP8 
Hasta que de pronto, ese momento mágico desaparece y llega la temible pregunta: -Oye… ¿y tú, cuándo vas a acabar la t…?- Oh my God! ¡Ya está aquí otra vez esa maldita pregunta! Después de superar ese momento de ansiedad acompañada de inseguridad, mi respuesta tipo suele ser la siguiente: - Uhm, pues como me he tenido que cambiar de Programa de Doctorado, el proceso se ha alargado un poco, porque, “jo” tía, no sé si sabes que ahora estoy en el de Ciencias Sociales. Pero, vaya, ahora ya muy contenta. Por fin he superado la fase formativa, así que tengo vía libre para su depósito y posterior defensa-. Listo, ha sido suficiente para despistarle, podemos ir a otra cosa. De esta manera, tras haber soltado mi discurso, acto seguido me marcho a casa pensando en el tiempo que hace que no escribo en el blog. Algo lógico, más si tenemos en cuenta que ahora estoy con la edición de una Memoria, he participado en dos Congresos (uno en Ceuta y otro en New Delhi), además de haber tenido que asistir a Seminarios y cursos para completar mi expediente en tiempo récord. Vamos, la pera limonera. Es por ello que he decidido aprovechar este periodo de calma pre-navideña para retomar esta bonita costumbre.

Momento en el que estoy exponiendo mi comunicación en el Congreso de Ceuta."Inmigración, Derechos Humanos y Políticas de Fronteras", celebrado en Ceuta del 24 al 26 de noviembre y promovido por el Instituto de Estudios Ceutíes (IEC), en colaboración con la Universidad de Granada. A mi izquierda Cristina Fuentes y a mi derecha, Arcadi Oliveres. Por cierto, en el PPT había una errata (no es el 11-S/2011, sino el 11-S/2001), pero ya la podéis ver corregida aquí: http://www.slideshare.net/isoldapc/isolda-perell-ppt-congreso-ceuta-70335092

Con Arcadi Oliveres, una bellísima persona. Estaba tan nerviosa, que tuvo que abrazarme con fuerza para que se me pasara. Me tuvieron que sacar hasta tres fotografías.

Como os comentaba, en noviembre de este año participé en el VII Congreso Internacional sobre Inmigración, Interculturalidad y Convivencia:
"Inmigración,Derechos Humanos y Políticas de Fronteras". Mi comunicación la presenté en la Mesa temática 2: "Control de fronteras", dirigida por el Dr. Arcadi Oliveres y presentada por Cristina Fuentes 
Lara de la OARS del MED (UG). El problema es que las fechas se solaparon con otro que organizaba el Global Research Forum on Diasporaand Transnationalism (GRFDT), durante los días 26 y 27 en New Delhi (India): 
"Rethinking Skills, Knowledgeand Culture”en el que también presentaba una comunicación.

La historia de la India tiene un sabor agridulce, ya que me hubiera encantado poder contar con los recursos suficientes para viajar para allá, pero desde la propia organización me propusieron que interviniera de manera virtual, mandando un vídeo presentación, y así hice. Además, se creó un grupo de whatsapp con más de 250 contactos, por lo que pude interactuar con ellos en tiempo real. Por otro lado, el hecho de haber tenido que traducir al inglés la comunicación, que será publicada en breve, también me sirvió para recuperar una amistad que llevaba tiempo sin ver, debido a que andaba entre Hong Kong y Suiza. Ella es la bella Sarah Anaïs Aubry, sinóloga y traductora en varios idiomas: chino mandarín, inglés, francés, español y alemán. 

Cuando estaba preparando mi viaje a Ceuta, me pareció interesante volver a revisar las entradas anteriores que hice en el blog. En ese momento me vinieron recuerdos de las estancias que hicimos Sergio y yo durante el trabajo de campo, además de las más de 1.000 fotografías que tomamos para documentarlo. Entre ellas, las del perímetro fronterizo. Me acuerdo que me costó Dios y ayuda lograr una autorización de la Guardia Civil, aunque tras dos meses de llamadas e e-mails, a primeros de septiembre de 2014 concerté una entrevista con su Portavoz, Alfonso Cruzado, quien me citó en la entrada del Cuartel. De allí nos fuimos a la cafetería, y me invitó amablemente a un café. Yo estaba muy nerviosa, ya que realmente no sabía con lo que me iba a encontrar. Además, Sergio había regresado a Valencia para continuar con sus estudios, de manera que sabía que todas las imágenes que tomara ese último mes, corrían de mi cuenta, por lo que tenía cierta incertidumbre sobre si sería capaz de obtener un material de buena calidad.
Pero me fui relajando en la medida en que Cruzado no mostraba desconfianza hacia mí. Éste es un momento crucial de las entrevistas, pues yo creo que desde el minuto “uno” ya percibes si va a ir bien o mal la cosa. Pronto se rompió el hielo y comenzó a dar algunas pinceladas de su experiencia e impresiones personales como agente de control de fronteras.
Así, mientras fumaba, entre calada y calada me contó cómo era la valla en aquellos años ochenta, en los que no existía ningún tipo de separación, hasta que comenzaron las obras de desmonte de la zona. Y cómo a partir de entonces, se proyectó la instalación de doble vallado con un sistema de intrusión (con cámaras y toda la parafernalia) que nunca llegó a funcionar, cuyo principal cometido era “reconducir el acceso a las personas”. A través de este vallado de “limitación”, lo que se trataba de hacer era que las personas en su mayor parte procedentes de Castillejos que pretendían acceder a Ceuta con mercancías, especialmente por la zona de montes (Marruecos), debían hacerlo por el punto habilitado para ello, que es el paso fronterizo del Tarajal.

Junto al vallado, aún quedan restos de las obras. Desde esa torreta, se podía ver a la que íbamos a acceder posteriormente y que estaba custodiada por varios agentes más. Con ellos mantuve una conversación distendida, e incluso me hicieron preguntas sobre mi trabajo de tesis en México.
De ahí, subimos a la furgoneta de patrulla (muy parecidas a las de la Border Partrol de EE.UU) para realizar el recorrido por el vallado y tomar fotografías. Yo iba con mi grabadora en mano, escuchando atentamente su relato. Según Cruzado, cuando ya el fenómeno migratorio cobró una mayor dimensión (él habla de “gran presión”),  se constató que ese vallado no era efectivo, por lo que fue eliminado y se dio inicio a la construcción del que ahora se dispone. Un sistema de vigilancia que ha ido evolucionando con el tiempo, aumentando la altura e incorporando toda la tecnología que hoy conocemos, que es utilizado como medio de apoyo para dar un margen de tiempo de 6 a 7 minutos, favoreciendo la "intervención de las fuerzas que prestan servicio en el perímetro ceutí. 
A lo largo del trayecto, él me iba indicando las zonas de mayor interés y nos adentramos en una de acceso prohibido al público (salvo que cuentes con autorización y vayas acompañada/o). Me contaba que había sido entrevistado en numerosas ocasiones y que incluso habían llegado desde Japón para hacer un reportaje. De pronto, al escribir estas palabras, he recordado un comentario que hizo una de las asistentes al Congreso, en mi Mesa temática, cuando se lamentó de que la ciudad autónoma a veces parece un parque temático. Es una idea que recojo aquí, porque me impactó bastante, la verdad. 
Cruzado siguió hablando de la valla, y en un momento dado, utilizó un símil un tanto castizo: - “Tú la miras y dices: ¡Joder! Yo no salto esto. Pero si tienes detrás un toro, verás si saltas. Cada uno tiene su toro. La inmigración tiene el suyo: su desesperación y su intento por salir de ello”-. Acto seguido reafirmó su condición de garante y/o vigilante: - “Pero […] nosotros nos limitamos a cumplir las funciones que nos corresponden por ley, que es el control de fronteras, con independencia de cuál sea la situación de carácter humanitaria, que también las realizamos (las labores humanitarias), como las labores en el mar. […] A veces, la labor es más satisfactoria que otras, pero es tu función. El trabajo tuyo es controlar”.

Desde el punto más alto, puede apreciarse el largo recorrido de la valla de Ceuta.
El doble vallado en Ceuta tiene una dimensión de 6 metros y medio de altura y 8,2 km de largo, coronado por concertinas onduladas y reforzado en la parte inferior con doble acero. En el momento hay un intento de intrusión y se nota una presión, salta la alarma en el sistema de la central operativa y las cámaras de vigilancia de circuito cerrado se dirigen hacia ese punto, ya que están estratégicamente situadas, de manera que cubren todos o la gran parte de ángulos. Asimismo, hay instalados visores térmicos nocturnos que se convierten en los “ojos” de los agentes, e igualmente existe vigilancia en el sistema de alcantarillado. Realmente, cuesta imaginar que haya alguien capaz de superar todo este entramado sin sufrir una lesión grave o directamente morir en el intento.
Tras haber realizado una parada, proseguimos el recorrido por la carretera y me llamó la atención una construcción ilegal[2] muy cerca de la valla, que pertenece al cuidador del “morabito"[3] de Sidi Brahim, situado a escasos metros de la carretera nacional que recorre el perímetro fronterizo, la N – 632. También me señaló los principales puntos de vigilancia de Marruecos, donde los “mehanis” (carabineros marroquíes) tienen sus casetas.


Morabito de Sidi Brahim.

A lo largo de la montaña pueden verse las casetas de los "mehani" marroquíes.
Tramo de la valla junto a zona boscosa.
Posteriormente nos trasladamos a la zona más abrupta, junto a un bosque lleno de arbustos, cercano al Collado de “Anyera”[4], que históricamente ha sido el punto de invasión en Ceuta por parte de las cabilas cercanas y donde la carretera no pudo construirse en paralelo por su orografía. Según Cruzado, este tramo favorece la ocultación de las personas que tratan de saltar. Junto a él, para completar el dispositivo de vigilancia, se halla el inmenso "foso" de El Estrecho.

Portón en la frontera norte de Benzú.
Posteriormente alcanzamos la torreta de vigilancia de Benllunes-Benzú, y un poco más adelante, el paso fronterizo que permanece cerrado la mayor parte del tiempo, salvo cuando se abren los portones para el acceso y salida de sus habitantes[5]. Llegábamos al final del recorrido e inevitablemente salió a colación la Tragedia del Tarajal. Como es de suponer, Cruzado sostuvo una versión oficial y no quiso entrar en detalles. Para las personas que no estén al tanto (aunque no sé si eso es posible), en octubre de 2015, se decretó el sobreseimiento provisional de la causa de la tragedia del Tarajal, en la que murieron 16 personas en febrero de 2014. Tras ello, tal y como informa CEAR a través de su página web, la asociación Coordinadora de Barrios, en representación de la acusación popular, presentó un  recurso de reforma ante el Juzgado de Instrucción nº seis de Ceuta, cuya titular decretó el archivo provisional del caso[6].


Al otro lado de la valla, se encuentra la ciudad marroquí de Benzú. En los últimos meses de este año 2016 se ha producido un repunte en los intentos de saltos masivos de la valla. En el mes de agosto, en previsión de que se realizara a través de este tramo, se incrementó la vigilancia.Se incrementa la vigilancia en la frontera de Benzú ante el acercamiento de inmigrantes. (14 de agosto de 2016). El Pueblo de Ceuta.es. Recuperado el 23 de diciembre de 2016 del sitio web: https://goo.gl/18pZNu El salto más reciente se produjo en la madrugada del 9 de diciembre, en la que más de 400 migrantes de origen subsahariano lograron atravesar el perímetro fronterizo. Álvarez, R. (9 de diciembre de 2016). Teníamos hambre y miedo, y saltamos la valla de Ceuta. El Mundo.es. Recuperado el 23 de diciembre de 2016 del sitio web: https://goo.gl/EGJszs

Éste es un tema que obviamente sigue levantando ampollas en la ciudad autónoma, y que pude comprobar en primera persona cuando regresé a Ceuta. Pero me quedo con la experiencia positiva que supuso este nuevo viaje, pues para mí fue muy entrañable volver a ver Arcadi Oliveres, quien me dio una clase magistral durante mis estudios de Máster, y fue agradable conocer por fin en persona a Cristina, con la que contacté, precisamente gracias a mi blog, además de otras investigadoras/es, como Rocío Fajardo (UG), Ana María Rosado (OARS) y Hamed Abdel-lah Ali. Me maravillaron lo inteligentes que eran y estoy convencida de que sus tesis van a dar mucho de qué hablar. 
En definitiva, a pesar de la espantosa vuelta que tuvimos (una fuerte borrasca que provocó inundaciones, se empeñó en acompañarnos por todo el Levante), fue verdaderamente emocionante reencontrarme con tantos/as activistas pro derechos humanos y tanta gente luchadora que les une el mismo noble deseo: construir un mundo más justo
Si has llegado hasta aquí, te deseo un feliz inicio del año. ¡Hasta pronto!
 
2016, Asunción Martínez Martínez (y los que reman). In Memoriam. 
Panorámica tomada desde la Ermita de San Antonio Tojal, en el Monte Hacho, consagrada a San Antonio de Padua.



[1] “Hoy sabemos que  un instante antes de existir la materia, hubo una gran explosión de energía. El espacio y el tiempo nacieron o se separaron en ese instante. La materia nació en movimiento, de un puro grito. En expansión. Fragmentándose, dejando huecos -es decir vacío- entre ella misma. Los antiguos llamaron a la materia “cosa extensa”, lo que existe en el espacio. El tiempo crea espacio, vaciado de materia. Y en ese espacio, en ese vacío, habita la materia en movimiento. Una materia cada vez más espaciada y fría”. JoseLuis817. (20 de noviembre de 2013). La materia y el vacío. Filosofía. Estética Existencial. Recuperado el 10 de noviembre de 2016 del sitio web: https://joseluis817.wordpress.com/2016/11/20/senales-del-futuro/#comments
[2] Es una vivienda ilegal de 55 m2 denunciada el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) en el verano de 2010. Crespo, T. (7 de septiembre de 2010). El Pueblo de Ceuta. Recuperado el 12 de octubre de 2015 del sitio web: http://www.elpueblodeceuta.com/201009/20100907/201009071102.html
[3] "Son espacios construidos en torno a la tumba de un santo, o bien en parajes donde este santo habitó y donde se ha conservado su baraka a lo largo del tiempo. Se conservan tres morabitos en Ceuta: el morabito de Sidi Bel-Abbas, en el barrio de Sarchal, es el más antiguo (ya hay datos de él en la época portuguesa); el morauito de Sidi Embarek data del siglo XVIII y se encuentra situado en el cementerio musulmán del mismo nombre; el morabito de Sidi Brahim, también del siglo XVIII, en la actualidad no se puede visitar al encontrarse en zona militar". Musulmanes. Recuperado el 12 de octubre de 2015 del sitio web Patrimonio Cultural de Ceuta. : http://rotacode.com/!SOLTARRES/MUSULMANES   
[4] “La tierra secada”. El significado lo he tomado prestado de esta tesis que encontré en las redes, sobre el Desastre de Annual. La Porte, P. (1997). EL DESASTRE DE ANNUAL Y LA CRISIS DE LA RESTAURACIÓN EN ESPANA (1921-1923). TESIS DOCTORAL. Director: Prof. O. Juan Pablo Fusi Aizpurúa, p. 59. Recuperado el 20 de diciembre de 2016 del sitio web Biblioteca UCM: http://biblioteca.ucm.es/tesis/19972000/H/0/H0045001.pdf
[5] La mayoría de ellos llevan a sus niños a los colegios ubicados en Ceuta.
[6] “El pasado mes de octubre, el juzgado de instrucción nº6 de Ceuta dictó un auto que ordenaba el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones por el delito de homicidio y lesiones imprudentes, considerando que las “devoluciones en caliente” a Marruecos eran una práctica habitual y por lo tanto no se podía sancionar a los agentes de la Guardia Civil. Prueba de ello había sido la modificación de la Ley de Extranjería. Actualmente, está recurrido ante la Audiencia Provincial, y pendiente de resolución judicial”. Dos años después de la tragedia de El Tarajal, catorce muertes y una desaparición siguen impunes. CEAR (5 de febrero de 2016). Recuperado el 20 de diciembre de 2016 del sitio web: https://www.cear.es/dos-anos-despues-de-la-tragedia-del-tarajal-catorce-muertes-y-una-desaparicion-siguen-impunes/
Publicar un comentario